Acerca de mi...


El aparejador optimista
Cuando empecé Arquitectura técnica corría el año 2006, en pleno boom inmobiliario la construcción pintaba muy bien. En 2011 cuando terminé  cómo Ingeniero de edificación, todo lo contrario. 

Desde entonces no he tenido la oportunidad de trabajar por cuenta ajena, pero no he perdido el tiempo ya que he aprovechado el impasse que está viviendo el sector de la construcción para seguir formándome, “diversificar” mis conocimientos con el grado de  Administración y dirección de empresas y perfeccionando  idiomas. 
Nunca me ha gustado estudiar, pero siempre me ha gustado saber. Soy curioso por naturaleza.

Decidí crear el blog de El aparejador optimista tras ver el pesimismo generalizado existente en nuestro sector, para hablar de las tendencias y oportunidades existentes en la construcción ¡que las hay! Y para intentar transmitir no sólo optimismo, sino para abrir debates que nos permitan posicionarnos dentro del sector sin miedo a la competencia.

Estamos en unos tiempos en que conceptos cómo: construcción, arquitectura, aparejador, arquitecto, …, no están muy asociados al optimismo, pero yo soy de los que creen  que el mundo está lleno de oportunidades y debemos luchar, trabajar y seguir formándonos para cuando estas oportunidades surjan no desaprovecharlas.

Winston Churchill dijo una vez que “un optimista ve una oportunidad en toda calamidad y un pesimista ve una calamidad en toda oportunidad”.


Antes de empezar con el blog, no me había planteado todo lo bueno que el escribir en él me podía aportar, pero ahora veo que el tener un blog me permite estar en contacto con profesionales de nuestro sector a través de las redes sociales, estar atento a las preocupaciones de nuestro sector y de  paso alimentar mi curiosidad y mis ganas de seguir aprendiendo día tras día.


Un aparejador optimista,


Albert Abadal Niubó. Bellvís (Lleida)