sábado, 27 de abril de 2013

La #LSP para los técnicos de la construcción. Puntos de vista.

Crisis
Una vez me preguntaron a través de twitter que qué era lo que opinaba sobre el anteproyecto de la Ley de Servicios Profesionales (LSP). La verdad es que no tenía una idea muy clara de lo que era y respondí: la eliminación de barreras interprofesionales de la LSP va a hacer que el Arquitecto técnico tenga que saber también de gestión de empresas.

¿Qué de cierto había en este comentario?

Hoy, en vistas que ayer 26 de Abril de 2013 el Consejo de ministros aprobó el segundo plan de reformas en el que se incluía la LSP  dando un paso adelante e iniciando así un proceso legislativo que incluirá el dialogo con los colectivos implicados, me he propuesto analizar este anteproyecto en diferentes apartados y su implicación para los técnicos de la construcción.



¿Qué es la Ley de Servicios Profesionales (LSP)?


Según el anteproyecto presentado  por el ministerio de economía y competitividad, la Ley de Colegios y Servicios Profesionales (como finalmente se va a llamar según el comunicado de 26 de Abril) parte de la premisa que la regulación actual es excesiva, obsoleta y conflictiva, con obligaciones de colegiación diferentes según CCAA y no hay una ley horizontal que regule el marco general de servicios profesionales, sino tan solo “pequeñas leyes sectoriales” como la LOE, etc.

Los objetivos de esta ley son generar más competencia y mejorar por tanto la competitividad por medio de la liberalización de las profesiones y las simplificaciones de colegiación profesional. O sea, que algunas profesiones van a perder competencias exclusivas en alguna materia (y lo sorprendente es que algunas, como los Ingenieros, NO de momento).

Las principales profesiones que se ven afectadas por esta ley son las de Arquitecto técnico, Arquitecto, Abogados, Procuradores y Farmacéuticos.


La LSP desde el punto de vista del Gobierno

Según el Gobierno, es una reforma obligada por entes superiores y va a aportar los beneficios siguientes:

  • Por parte de la demanda: mejoras en la competencia y reducción de márgenes de precios.
  • Por parte de la oferta: fomentaría el empleo y mejoraría la productividad (¿Igual que la reforma laboral?...)
  • Mayor movilidad geográfica de los profesionales españoles en la UE.
  • Aumento del PIB
  • Simplificación y unificación de los servicios colegiales.

“Ellos solo ven los beneficios siempre, pero quizás deberían pensar más en el pueblo alguna vez y no tanto en su partido o en su bolsillo (opinión personal :-) )”


La LSP desde el punto de vista de Europa

Desde Europa se nos dice que en el proceso de edificación debe haber  presencia legal y competencial de diferentes técnicos. También se nos dice que en España hay una falta de competitividad y que es necesaria una liberalización de la economía en diferentes aspectos.

Esta ley es una reforma obligada, según el anteproyecto de ley,  por Recomendaciones del Consejo de la UE, de Organismos internacionales (FMI, OCDE) y por el compromiso adquirido por el Gobierno de España en el Programa nacional de reformas.

Además, esta medida fue exigida por la Unión Europea en el Memorandum of Understanding (MoU) que España firmó antes de recibir el rescate bancario de 40.000 millones.


¿Cómo afecta a los técnicos de la arquitectura y construcción? Diferencias respecto a la LOE

Centrándome directamente en los puntos que más afectan a los técnicos de la arquitectura y la construcción, la Ley 38/1999 de Ordenación de la Edificación establece las competencias siguientes:

En lo que se refiere a Dirección de Ejecución de obras de edificación:

  • La Dirección de Ejecución de obras de edificación corresponde de forma exclusiva a los ARQUITECTOS TÉCNICOS para las obras de usos administrativo, sanitario, religioso, residencial, docente y cultural.


En lo que se refiere a Redacción de proyectos de obras de edificación:  

  • Los ARQUITECTOS podrán redactar proyectos de obras de edificación de cualquier uso, y de forma exclusiva para los usos administrativo, sanitario, religioso, residencial, docente y cultural.
  • La Dirección de obras de edificación puede ser desempeñada por el técnico competente para redactar el proyecto correspondiente.


El anteproyecto de la Ley de Colegios y Servicios profesionales (LSP) dice textualmente:


Respecto a los ARQUITECTOS TECNICOS:

“Actualmente: cuando un arquitecto proyectaba una obra, la dirección de ejecución de la obra correspondía exclusivamente al arquitecto técnico

Con la reforma: se suprime la reserva exclusiva. La dirección de ejecución de obra, con independencia de quién haya sido el proyectista y del tipo de edificación, se podrá realizar por arquitecto, arquitecto técnico, ingeniero e ingeniero técnico.

Justificación: no se considera necesario establecer una reserva exclusiva en función de quién haya realizado el proyecto. Si un profesional es competente para dirigir la ejecución de la obra de un determinado proyecto, lo debe ser con independencia de si lo ha firmado un arquitecto o un ingeniero. “


Respecto a los ARQUITECTOS:

“Actualmente: tienen reserva exclusiva para proyectar y dirigir edificios residenciales, docentes, religiosos ( Ley Ordenación de la Edificación).

Con la reforma: Se suprime reserva exclusiva de actividad. Podrán proyectar y dirigir obras de edificios residenciales, culturales, docentes o religiosos, arquitectos e ingenieros con competencias en edificación.

Justificación: No es proporcionado reservar la actividad de edificación según los usos. Si un profesional es competente para realizar una edificación, se entiende que también será capaz de realizar otras, con independencia de su uso. “


La LSP desde el punto de vista del Arquitecto técnico

El punto clave, y que más afecta al colectivo es la supresión de la reserva exclusiva del Arquitecto técnico respecto a la dirección de ejecución de las obras, o sea, que los Arquitectos técnicos ya no seremos los únicos calificados para hacer estos trabajos en beneficio de “Arquitectos e Ingenieros con competencias en edificación”.

Esta liberalización hace que el AT entre a competir directamente con otros profesionales i colectivos que puede parecer que están en cierta superioridad, por tanto deberán demostrar (como lo llevan haciendo toda la vida) que son el mejor profesional para llevar la batuta en una obra de edificación.


La LSP desde el punto de vista del Arquitecto

El punto clave, al igual que los Arquitectos técnicos pierden la exclusiva de las direcciones de ejecución, los Arquitectos perderían la reserva exclusiva de proyectar y dirigir edificios residenciales, culturales, docentes o religiosos en beneficio, como dice el anteproyecto de la LSP los “ingenieros con competencias en edificación”.

Los arquitectos se quejan a través de plataformas, colectivos y en las redes sociales (En twitter: #NOalaLSP), y con razón, que la ley considera solamente los términos de construcción y no considera la arquitectura, es decir, el diseño.


Mi punto de vista

Como Ingeniero de edificación debo posicionarme en contra de la Ley de Servicios Profesionales. Nuestro colectivo está recibiendo mazazos por todos lados: que si la crisis, que si los efectos de la burbuja inmobiliaria, que si la denominación del nombre de Ingeniero de edificación y ahora con esta ley, la supresión de competencias exclusivas en lo que más dominamos, que es la ejecución de la obra.

El gobierno justifica esta liberalización en que habrá más competencia y los precios bajaran. ¿Bajaran? ¿Hasta qué punto? ¿Hasta el punto en que ya no nos podamos ganar la vida dignamente? (Esto ya está pasando…) ¿Hasta el punto en que el mercado esté solamente ocupado por multinacionales y grandes empresas? Esto ya está pasando en otros sectores, en que las multinacionales están acabando con los pequeños comercios y pueden acabar con el pequeño profesional liberal de nuestro sector si no reaccionamos a tiempo.

Mi recomendación: Cómo le dije a la amiga de Twitter que me preguntaba mi opinión sobre la LSP, los Arquitectos técnicos o Ingenieros de edificación vamos a necesitar conocimientos en gestión de empresas y marketing en el caso de ser autónomos. Por qué, de manera imaginativa o no, a través de los colegios profesionales o no, debemos saber vender que nosotros somos el profesional adecuado y mejor preparado para la ejecución de la obra y para otros aspectos de la obra. ¡Y es que no hay mejor experto en los entresijos de una obra que un Arquitecto técnico o Ingeniero de edificación!

Y en mi opinión, no debemos centrarnos en lo que perdemos con esta ley, sino en lo que ganamos. Por qué si perdemos unas competencias por un lado, se supone que las gano por otro ¿No? ... ¡DEBEMOS LUCHAR POR ELLO! (...)


¿Cual es tu punto de vista acerca de la LSP?



Aparejador Optimista

2 comentarios:

  1. Una pregunta y una opinion.
    1.- ¿Que es un Ingeniero con competencias en edificacion? Todos porques se juntan, o aeronaticos, telecomunicaciones, industriales, obras publicas, caminos, etc... ¿Donde esta la competencia en edificacion?
    2.- Opinion: Si un arquitecto o ingeniero, hace el proyecto, logicamente ofertará la direccion, tiene margen... quien va a contratar a un aparejador?

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que lo que ha salido a la luz es un anteproyecto y aun no está todo demasiado claro y algunos puntos como estos son muy ambiguos.

    Ahora parece que habrian modificado el anteproyecto por ingenieros con competencias en proyeccion de edificios o algo así. ¿Que que es un ingeniero con competencias en edificación? no lo se ¿Quien está mas capacitado un arquitecto tecnico o un ingeniero no relacionado con la construccion para proyectar? Un arquitecto técnico sin duda, pero no es ingeniero.

    Los arquitectos salen muy perjudicados, pero los arquitectos técnicos salen marginados, y no parece haber ninguna reaccion por parte del CGATE o de los colegios.

    Es todo bastante confuso, tendremos que esperar a ver como avanzan los hechos.


    ResponderEliminar