jueves, 7 de marzo de 2013

Ser o no ser Arquitecto o Arquitecto técnico 2.0


Parece ser que la profunda crisis que está azotando a nuestro sector desde el estallido de la burbuja inmobiliaria ha propiciado un cambio en la mentalidad de muchos profesionales que han visto cómo las prácticas habituales ya no les sirven para captar clientes, han escuchado que tienen que estar presentes en la red y se autodenominan Arquitecto o Arquitecto técnico 2.0 en cuanto están presentes en ella. Queda muy bonito, y puede ser una buena herramienta de marketing pero ¿está siempre justificada esta denominación 2.0? En muchos casos sí, pero en otros casos no hace más que demostrar la cautela y desconocimiento que los profesionales de este sector a menudo hemos demostrado a cualquier cambio o innovación.
Lo primero que debemos saber es de dónde sale el concepto 2.0, así pues, debemos conocer cuál es la diferencia entre la web 1.0 y la web 2.0 para saber cuál fue el cambio de paradigma:
En la web 1.0 las paginas eran de sólo lectura, donde el usuario no podía interactuar con el contenido de la página (poniendo comentarios, o por ejemplo con los populares “me gusta” de Facebook), eran páginas estáticas con muy pocas actualizaciones y sólo el webmaster tenía interacción.
La web 2.0 actual se diferenció en que los sitios pasaron a facilitar la interoperabilidad, la compartición de información, y el diseño estaba centrado en el usuario. Las herramientas más comunes de la web 2.0 son los blogs, las wikis y las redes sociales.
Luego a partir de aquí surgió la empresa 2.0 que, haciendo analogía a la web 2.0 es la que utiliza los principios y las prácticas de la web 2.0 para la gestión de su negocio, tanto internamente para la gestión del conocimiento de los empleados, cómo externamente para las relaciones públicas con clientes. Y de la definición de empresa 2.0 es de donde debiera salir el comportamiento del Arquitecto o Arquitecto técnico 2.0.
Arquitecto o Arquitecto técnico 2.0

Qué NO es un Arquitecto o Arquitecto técnico 2.0
Es verdad que el término 2.0 a veces se utiliza para denotar un cambio respecto a una versión atrasada, o representa una versión mejorada de algo (véase el Pc futbol 2.0 o las versiones de los programas informáticos entre otras) y esto puede llevar al error de autodenominarse 2.0.
Simplemente por el hecho de tener una página web o de estar presente en algunas redes sociales como Facebook, Linkedin, Twitter, etc. NO te hace poseedor del “carné 2.0”, pues aparte de esto debes ser activo, no esperar a que la gente entre en tu sitio web sino participar en debates, poner comentarios y retroalimentarte.
Tampoco el hecho de aplicar de nuevo técnicas de construcción que hasta ahora no habías aplicado sólo porque has hecho un cambio en tus prácticas habituales, pues un Arquitecto o Arquitecto técnico 2.0 sabe que el mundo está en constante cambio y busca constantemente nuevas prácticas para adaptarse.
Por supuesto tampoco lo es aquel que piensa que su formación ya ha terminado, ni aquel que no está al tanto de las nuevas tendencias que van saliendo en el sector.

Que SÍ es un Arquitecto o Arquitecto técnico 2.0
El técnico 2.0 es aquel que está presente en Internet, redes sociales o tiene un blog pero que además es un participante activo. Es aquel que se hace preguntas y las formula a los demás para crear debates y así mejorar, no sólo su competencia profesional sino también aportando su granito de arena a la mejora de la competencia de todo el sector.
Siguiendo los principios de la empresa 2.0, el Arquitecto o Arquitecto técnico 2.0 debe tener una participación social interna, es decir, tener una participación activa en debates y comentarios con profesionales del sector, transmitiendo y retroalimentando su conocimiento como si de compañeros de trabajo de la misma empresa se trataran. También debe tener una participación social externa para las relaciones públicas, o sea tener una retroalimentación (perdonad la repetición masiva de esta palabra XD, pero es que es muy importante) con sus clientes y clientes potenciales con el fin de aumentar las ventas y mejorar el servicio. Incluso se puede ir más allá y crear debates entre arquitectos y comunidades de vecinos para proporcionar a estos los edificios y urbanizaciones más convenientes para ellos y mejorar la calidad de vida de todos.

Mi conclusión es que sobre todo debemos tener presente que el mundo está cambiando, pues sólo hay que ver las nuevas generaciones que llegan (la llamada Generación Y) donde la participación en la web 2.0 es parte integral de sus vidas, y debemos asumir que puede ser que en un futuro la mayor parte de los contactos se vayan a hacer a través de la web y por eso debemos adaptarnos a este cambio y estar presentes en estos canales 2.0 nos ayudará, mediante la retroalimentación y el debate, a obtener una información más amplia y adelantarnos a los eventos.
Yo creo que algún día, cuando todos los Arquitectos y Arquitectos técnicos seamos 2.0 este término desaparecerá para siempre y volveremos a ser “simples” Arquitectos o Arquitectos técnicos.


Aparejador optimista

1 comentario: